Biotopo Microbiano Equilibrado

Biotopo (del griego βíος bios, “vida” y τόπος topos, “lugar”), en biología y ecología, es un área de condiciones ambientales uniformes que provee espacio vital a un conjunto de flora y fauna. El biotopo es casi sinónimo del término hábitat, con la diferencia de que hábitat se refiere a las especies o poblaciones mientras que biotopo se refiere a las comunidades biológicas. Término que en sentido literal significa ambiente de vida y se aplica al espacio físico, natural y limitado, en el cual vive una biocenosis. La biocenosis y el biotopo forman un ecosistema. (Fuente: Wikipedia)

Un biotopo microbiano es el espacio vital en el que vive una microbiocenosis o conjunto de microorganismos. Un biotopo de microorganismos equilibrado es la condición necesaria para que cualquier medio esté sano. En la naturaleza, el equilibrio microbiano se sostiene mediante el principio de dominancia, que se basa en que los microbios siguen al grupo dominante estructurando conjuntamente el medio; en el mundo microbiano la mayoría de los microorganismos son neutrales, y la minoría restante o bien pertenecen al grupo de los microbios desintegradores, productores de oxidación, o son del grupo de los regeneradores, generadores del proceso contrario, esto es, antioxidación. De manera que, si en un medio dominan los microorganismos desintegradores causantes de enfermedades, el medio enfermará, ya que la mayoría neutral seguirá al grupo dominante. Si por el contrario, dominan los regeneradores, el entorno estará sano.

Lo que determina la dominancia de uno u otro grupo son las condiciones medioambientales en las que subsisten los microorganismos. De hecho, científicos de prestigio han comprobado que no existen microorganismos patógenos en la naturaleza, sino que en condiciones medioambientales alteradas, estos se convierten en patógenos. Actualmente, la modificación de las condiciones medioambientales se debe principalmente al uso abusivo de productos químicos y artificiales en todos los ámbitos de nuestra vida. Estos productos tóxicos eliminan la vida microbiana en su totalidad, creando un desierto microbiano que facilita la invasión de los microorganismos desintegradores o patógenos en el medio, fomentando la aparición de plagas y enfermedades. Esto es lo que está ocurriendo en el sistema de producción agrícola, que debido a la excesiva utilización de agrotóxicos y abonos sintéticos, se está destruyendo toda la microflora del suelo necesaria para su salud y fertilidad. Del mismo modo, si eliminamos todos los microbios de nuestro cuerpo mediante la medicación y de nuestros hogares mediante la desinfección, se creará un vacío microbiano que en la mayoría de los casos suele ser colonizado por los microbios que provocan enfermedades, porque al no tener rivales, se multiplican de manera masiva.

La salud de nuestros suelos depende de la existencia de vida microbiana, del mismo modo, que un desarrollo óptimo y saludable de los cultivos está estrechamente emparentado a la naturaleza de la microflora del suelo.

[Ver: https://microorganismoseficientes.wordpress.com/category/agricultura/suelos/%5D.

Asimismo, la salud de nuestro cuerpo también está directamente relacionada con nuestra microbiota interna. Nuestro cuerpo es un ecosistema formado no solo por un conjunto de células, tejidos y órganos, sino que alberga, además, infinidad de bacterias que son beneficiosas. Es más, sin ellas en su correcto número, tipo y proporción, enfermamos. Sin embargo, los médicos creen que la ausencia de microbios se traduce en salud. En su  trabajo  diario  se  ocupan  principalmente  de  casos  en  que  los  microbios perjudiciales han proliferado imponiéndose y provocando enfermedades. La aparición de patógenos es consecuencia y no causa de la enfermedad, ya que estos microorganismos nocivos proliferan en tejidos enfermos o dañados previamente. «En realidad, lo que determina el proceso dinámico de la infección es el estado inmunitario y de salud global de la persona, los estilos de vida y el medio ambiental. La mayoría de los microbios no producen ninguna enfermedad» (Virginia Ruipérez, Enfermera. Especialista en nutrición y fertilidad natural). Nuestra microbiota interna es la que garantiza que todo funcione correctamente en nuestro cuerpo, al llevar a cabo funciones metabólicas fundamentales para el ser humano (sistema inmunológico y metabólico, hormonal, nutricional, producción de enzimas, vitaminas, etc.).

[Ver: https://microorganismoseficientes.wordpress.com/2016/07/14/que-las-bacterias-te-acompanen-alimentacion-y-ecosistema-intern/; http://www.somosbacteriasyvirus.com/index.html, Página oficial de Máximo Sandín].

A modo de conclusión, acentuamos que una microbiología equilibrada es fundamental para la recuperación de cualquier entorno enfermo, puesto que el restablecimiento de un ambiente controlado por la regeneración únicamente será posible con la intervención de multitud de microorganismos regeneradores capaces de superar en número a los patógenos, y así eliminarlos. Igualmente, solo un equilibrio microbiano posibilita la transformación del material orgánico. El suelo, como sistema digestivo de la planta, necesita de una microflora estable que descomponga o mineralice adecuadamente la materia orgánica para que pueda ser absorbida por la planta. El mismo proceso se desarrolla en nuestro sistema digestivo; las bacterias intestinales descomponen la materia orgánica (alimentos) que hemos ingerido, permitiendo una correcta digestión o asimilación de los nutrientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s