Políticas futuras: El Desarrollo regenerativo

«Hay que empezar a pensar qué podemos hacer no para sostener el planeta, sino para regenerarlo» (Herbert Girardet)

El término de desarrollo sostenible fue definido en el Informe Brundtland (1987) como «aquel que satisface las necesidades del presente sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras para satisfacer las suyas». Este enunciado fue aceptado por la gran mayoría de la Comunidad Científica, sin embargo, más de dos décadas después la degradación del planeta es tan grave que el desarrollo sostenible resulta inverosímil porque hemos llegado a una situación en la que queda poco que «sostener». Gran parte del medio ambiental del planeta ha sido destruido o deteriorado como resultado del crecimiento desmedido. En consecuencia, la única alternativa que tenemos es la de regenerar lo que ya hemos devastado. REGENERAR supone cambiar la forma de pensar y actuar en el mundo, por lo que debemos sin dilación «empezar a pensar qué podemos hacer no para sostener el planeta, sino para regenerarlo» (H. Girardet).

Para el Premio Global 500 de Naciones Unidas y co-patrocinador de la Fundación World Future Council, Herbert Girardet, ya solo tiene lugar el «desarrollo regenerativo, porque el término de crecimiento sostenible entra en colisión con el concepto de Gaia y con los límites de regeneración del planeta. De este conflicto surge el concepto de «desarrollo regenerativo» como sustituto del de desarrollo sostenible». El desarrollo regenerativo insiste principalmente en la necesidad de reorganizar las ciudades, puesto que es ahí donde se concentra la gran parte de la población y, por tanto, donde las acciones serán realmente efectivas. Girardet hace hincapié sobre todo en el problema de la dependencia de combustibles fósiles que al estar presente en todas las esferas, desde el abastecimiento externo de las ciudades hasta la producción de alimentos en granjas, hace que aumente de manera descomunal el consumo de petróleo. Las propuestas de actuación se centran en tres ámbitos fundamentales: Alimentación, Energía, Transporte.

  • En el ámbito de la alimentación, se plantea la implicación de la ciudadanía en el proceso de producción. Para Girardet, esto se puede llevar a cabo con diversas iniciativas como los huertos urbanos o el uso compartido de los terrenos.
  • En relación con la energía, se expone la necesidad incondicional de reducir el consumo de energía en las ciudades. En palabras del propio Girardet: se trata de «retomar la responsabilidad del uso correcto de la energía».
  • Con respecto al transporte, y teniendo en cuenta que el funcionamiento de las ciudades modernas (especialmente las que siguen el modelo de mega-ciudad americana) se basa en que la ciudadanía se mueve en vehículos privados debido a que se trata de ciudades dispersas y de gran extensión, es necesario lograr que la población residente tenga la posibilidad de moverse en sus ciudades a pie o en bicicleta, y fomentar el uso del transporte público.

A estas propuestas fundamentales sugeridas por Girardet, aportamos también la necesidad de reducir el consumo de materia que junto al menor consumo de energía serían la piedra angular del desarrollo regenerativo en todos los ámbitos básicos de la sociedad: producción de alimentos, transporte, industria, tratamiento y gestión de los residuos sólidos y aguas residuales, etc. En lo que se refiriere a los residuos sólidos en general, se trataría de «reducir, reutilizar y reciclar», y a los residuos sólidos orgánicos, en particular, la propuesta sería la de fomentar el reciclaje y el compostaje con el objetivo de transformar los restos orgánicos de nuestros hogares, tratados actualmente como basura, en materia prima reutilizable en huertos urbanos, jardines públicos y privados, etc. Hay que tener en cuenta que el plástico, papel, vidrio, etc., precisa de complejos procesos industriales para su reciclaje, sin embargo, los restos orgánicos pueden ser fácilmente transformados en compost o bokashi en nuestra propia casa, ya que existen dispositivos muy interesantes para ello [Leer post: Cubo Bokashi]. La introducción de sistemas de reciclaje en municipios conlleva importantes ventajas económicas, sociales y ambientales y, sin duda, debe ser otro de los grandes pilares del desarrollo regenerativo y de las llamadas «ciudades inteligentes». [Leer post: Sistema de reciclaje completo: producir bokashi con los restos de la cocina]. Es evidente que todas estas propuestas exigen una reordenación del territorio y, en general, de un cambio en las políticas públicas.

En definitiva, mientras el desarrollo sostenible parte de la base de que solo hay que preservar lo que tenemos, centrándose únicamente en el presente y en el futuro, el Desarrollo regenerativo va más allá al considerar que lo que tenemos no es suficiente para proporcionar unas adecuadas condiciones de vida a la población de este planeta. Por este motivo, hay que transformar lo que hicimos en el pasado con el fin de que ello sirva para que las generaciones presentes y futuras puedan vivir en un entorno ambiental (y social) adecuado. Hay que insistir en que los problemas ambientales y sociales están profundamente interrelacionados, por lo que las acciones dirigidas a uno repercutirán necesariamente en el otro. Por tanto, el desarrollo regenerativo no es una concepción teórica, sino que es eminentemente práctica, siendo la ciudadanía la parte esencial del proceso.

Junto a la participación ciudadana, otra pieza clave es la necesidad de que científicos, técnicos y tomadores de decisiones públicos trabajen en estrecha colaboración para elaborar los planes y programas que estructurarán el desarrollo regenerativo en el ámbito local. Y este es otro pilar importante de esta filosofía, el marcado carácter local. Se sigue manteniendo el ya famoso principio del «piensa global y actúa local», puesto que solo así se conseguirán acciones eficientes y a la vez coordinadas con las que se lleven a cabo en otros lugares. Un ejemplo de cómo las grandes ciudades intentan «regenerarse» es el de Ciudad de México, donde el Departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana realizó un taller de desarrollo regenerativo. Sin duda, Ciudad de México es el modelo de ciudad que necesita de la implantación de esta filosofía.

2014-06-30 12.51.25_e0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s