Bokashi, Abono para el suelo óptimo

BOKASHI (materia orgánica fermentada)

La salud proviene de la tierra

La fuente más importante para la salud de las plantas es la tierra en que se cultivan. El sol también es una fuente imprescindible de energía, pero lo que realmente necesitan las plantas para crecer, florecer y producir frutos lo obtienen del suelo. Aquí se trabajan y asimilan muchas sustancias por innumerables microorganismos para que sean accesibles para las plantas. Por el contrario, supone también residencia para múltiples enfermedades y problemas de crecimiento. Por ejemplo, si en primavera reaparece material arado orgánico que había sido enterrado en otoño, significa que no ha sido digerido, por lo que algo anda mal. En tal caso, la vida en la tierra es tan pobre que es incapaz de trabajar esta materia prima. Al ser en primera línea, son los microorganismos los que llevan a cabo el proceso digestivo; los Microorganismos eficientes nos ayudan.

La naturaleza se somete al continuo ciclo del crecimiento y de la muerte. En primavera todo florece, madura y a continuación vuelve a ser recibido por la tierra. El agricultor interrumpe este proceso al cosechar, por lo que debe introducir algo para abonar el suelo, y lo mejor es el material orgánico. 

07

La vida en la tierra

La química agraria convencional nos ha enseñado que la planta necesita nitrógeno, fósforo, sal potásica y unas microsustancias nutrientes. Sin duda, es sumamente importante, pero no se tiene en cuenta la real interacción entre el suelo, la vida en la tierra y las plantas.

Las delicadas raíces de las plantas sueltan sustancias mensajeras a su alrededor que indican a los microorganismos qué necesita el vegetal en ese momento. A partir de ahí, los seres en la tierra comienzan a transformar material orgánico y mineralizan microsustancias y macrosustancias nutritivas. Al mismo tiempo, fabrican vitaminas, enzimas o sustancias mensajeras que absorberá la planta. Con sus efectos antioxidantes, fortalecientes e higiénicos, no dejan lugar para organismos patógenos. Al emplear los Microorganismos eficientes se asegura la presencia de suficientes microorganismos en la tierra para que estos procesos puedan desarrollarse sin problema alguno.

Así se explica por qué los agricultores convencionales pueden reducir la cantidad de abono mineral en un 25%, tras un año aplicando estos microorganismos. Al cabo de cuatro años como máximo, una vez que se ha estabilizado la flora, trabajan principalmente con el añadido de abono orgánico y el cultivo reforzado de cultivos intercalados que aportan alimentos para organismos en la tierra.

Los agricultores biológicos de Japón y de más de 50 países de alrededor del mundo que llevan empleando los Microorganismos eficientes desde hace tiempo, obtienen cosechas iguales o incluso mayores que otros de su misma profesión que trabajan de forma convencional, con una calidad notablemente superior.

Fuente: «EM. Microorganismos Efectivos», Franz-Peter Mau

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. jorge dice:

    ¿como se producen los em?

    1. Hola, para más información, escríbenos a emgranada2@gmail.com

      Gracias y un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s