Consideraciones generales en la Aplicación de Microorganismos beneficiosos y eficaces

2014-01-28_18h23_40

Los microorganismos son utilizados en la agricultura con varios propósitos; como elemento importante de correcciones y abonos orgánicos, como inoculantes de leguminosas para la fijación biológica de nitrógeno, como una medida de eliminación de insectos y enfermedades de plantas para aumentar la calidad del cultivo y de la cosecha, y para la reducción de la mano de obra. Todos estos están estrechamente relacionados entre ellos. Una consideración importante en la aplicación de los microorganismos beneficiosos en los suelos es el aumento de sus efectos sinérgicos. Esto es difícil de alcanzar si estos microorganismos son aplicados para lograr una terapia sintomática, como en el caso de los fertilizantes y pesticidas químicos (Higa, 1991; 1994).

Si los cultivos de microorganismos beneficiosos han de ser efectivos después de la inoculación en el suelo, es importante que sus poblaciones iniciales estén a un cierto nivel crítico límite. Esto ayuda a asegurar que la cantidad de sustancias bioactivas producidas por ellos será suficiente para lograr los deseados efectos positivos sobre la producción de cultivos y/o la protección de cultivos. Si estas condiciones no se dan, los microorganismos introducidos, por muy útiles que sean, tendrán muy poco o ningún efecto. Hoy en día, no hay tests químicos que puedan predecir la probabilidad de que un microorganismo en concreto inoculado en el suelo logre el efecto deseado. El planteamiento más fiable es inocular los microorganismos beneficiosos dentro del suelo como parte de un cultivo mixto, y a una suficientemente alta densidad de inoculo para maximizar la probabilidad de su adaptación a condiciones ecológicas y medioambientales (Higa y Wididana, 1991b; Parr et al., 1994).

La aplicación de microorganismos beneficiosos en el suelo puede ayudar a definir la estructura y el establecimiento de ecosistemas naturales. La más grande diversidad de plantas cultivadas que han crecido y el más complejo químico de biomasa, el más grande la diversidad de la microflora del suelo como sus tipos, números y actividades. La aplicación de una amplia gama de diferentes rectificaciones orgánicas en los suelos también puede ayudar a asegurar una más grande diversidad microbiana. Por ejemplo, combinaciones de varios residuos de cultivo, abonos animales, abonos vegetales y desechos municipales aplicados periódicamente al suelo proporcionará un nivel superior de diversidad microbiana que cuando solo uno de esos materiales es aplicado. La razón de esto es que cada uno de estos materiales orgánicos tiene su propia microflora nativa que puede afectar enormemente la microflora del suelo inicial después de ser aplicados, por lo menos durante un periodo limitado.

Fuente: «Microorganismos beneficiosos y provechosos. Para una agricultura y medio ambiente sostenible». Dr. Teruo Higa y Dr. James F. Parr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s