Control de la microflora del suelo para la óptima producción y protección de cultivos

No es novedosa la idea de controlar y manipular la microflora del suelo mediante el uso de inoculantes orgánicos correctores, y prácticas de manejo y de cultivo para crear un suelo de ambiente microbiológico más favorable para una óptima producción y protección de los cultivos. L@s microbiólog@s han sabido que los desperdicios y residuos orgánicos, incluyendo el estiércol de animal, residuos de los cultivos, abono verde, desechos municipales (tanto en bruto como compost), contienen sus propias poblaciones autóctonas de microorganismos, a menudo con amplias capacidades fisiológicas.

2014-01-10_17h15_10

También es sabido que cuando tales desechos y residuos orgánicos son aplicados a los suelos, muchos de estos microorganismos introducidos pueden funcionar como agentes de biocontrol, controlando o suprimiendo los patógenos que lleva el propio suelo. Mientras esta ha sido la base teórica para controlar la microflora del suelo, en la práctica actual, los resultados han sido impredecibles e inconstantes, y el papel de los microorganismos específicos no ha sido bien definido.

Durante muchos años, l@s microbiólog@s han intentado cultivar microorganismos beneficiosos para usarlos como inoculantes del suelo y superar los efectos perjudiciales de los organismos fitopatológicos, incluyendo bacterias, hongos y nematodos. Tales intentos normalmente han supuesto aplicaciones individuales de cultivos puros de microorganismos que han sido ampliamente ineficaces por varias razones: primero, es necesario entender completamente el crecimiento individual y las características de supervivencia de cada microorganismo beneficioso en particular, incluyendo sus requisitos nutritivos y ambientales; segundo, debemos entender sus relaciones e interacciones ecológicas con los otros microorganismos, incluyendo su capacidad de coexistir en cultivos mixtos y su posterior aplicación en los suelos (Higa, 1991; 1994).

Hay otros problemas y limitaciones que han sido obstáculos importantes en el control de la microflora de los suelos agrícolas. Por encima de todo es el gran número de tipos de microorganismos que están presentes en algún momento, su amplia gama de capacidades fisiológicas, y las dramáticas fluctuaciones en sus poblaciones que pueden resultar de las prácticas humanas de manejo y cultivo aplicadas a un sistema agrícola en particular. La diversidad de la microflora del suelo depende de la naturaleza del ambiente en aquellos factores que afectan al crecimiento y a la actividad de cada organismo individual incluyendo la temperatura, luz, aireación, elementos nutritivos, materia orgánica, Ph y agua. Mientras que hay muchos organismos que responden positivamente a estos factores, o a una combinación de los mismos, hay muchos otros que no. En realidad, l@s microbiólog@s han estudiado relativamente poco de los microorganismos que existen en la mayor parte del suelo agrícola, principalmente debido a que no sabemos como cultivarlos; sabemos muy poco sobre sus requisitos de crecimiento, nutritivos y ecológicos.

Los factores de “diversidad” y “población” asociados a la microflora del suelo han desanimado a l@s científic@s a llevar a cabo investigaciones para desarrollar estrategias de control. Much@s creen que, incluso cuando los microorganismos beneficiosos son cultivados e inoculados en los suelos, su número es relativamente pequeño comparado con las poblaciones indígenas del suelo, y ellos probablemente serían arrollados por la microflora ya establecida en aquel suelo. Por consiguiente, argumentarían que incluso si la aplicación de microorganismos beneficiosos es satisfactoria bajo condiciones limitadas (ej.: en un laboratorio) sería virtualmente imposible lograr el mismo éxito bajo condiciones reales de campo. Hoy día, tal pensamiento aun existe, y sirve como principal limitación al concepto de control de la microflora del suelo (Higa, 1994).

No es significativo el hecho de que la mayoría de los microorganismos encontrados en algún suelo en particular sean perjudiciales para las plantas con solo relativamente pocos que funcionan como patógenos de planta o patógenos potenciales. Los microorganismos perjudiciales se hacen dominantes si las condiciones desarrolladas les son favorables para su crecimiento, actividad y reproducción. Bajo tales condiciones, los patógenos soportados por el suelo (ej.: hongos patógenos) pueden incrementar rápidamente sus poblaciones con efectos devastadores sobre los cultivos. Si estas condiciones cambian, la población de patógenos decrece rápidamente hasta su estado original. Los sistemas agrícolas convencionales que tienden hacia la siembra consecutiva del mismo cultivo (monocultivo) necesitan un uso intensivo de fertilizantes y pesticidas químicos. Esto, sucesivamente, incrementa generalmente la probabilidad de que microorganismos perjudiciales, productores de enfermedades patogénicas se hagan más dominantes en los suelos agrícolas (Higa 1991; 1994; Parr y Hornick, 1994).

2014-01-12_14h30_58

Los métodos de cultivo convencional basados en productos químicos no son distintos de las terapias sintomáticas. Como ejemplos de esta semejanza tenemos la aplicación de fertilizantes cuando los cultivos muestran síntomas de deficiencias nutritivas, y la aplicación de pesticidas cada vez que los cultivos son atacados por insectos y enfermedades. Algun@s científic@s en su esfuerzo por controlar la microflora del suelo han pensado que la introducción de microorganismos beneficiosos debería seguir un planteamiento sintomático. Sin embargo, nosotros no estamos de acuerdo. Las condiciones del suelo reales que predominan en algún punto en el tiempo podrían ser la mayoría desfavorables para el crecimiento y el establecimiento de microorganismos beneficiosos cultivados en los laboratorios. Para facilitar su establecimiento, podría necesitarse que el/la agricultor/a haga ciertos cambios en sus prácticas de manejo y cultivo para provocar unas condiciones que: a) permitirán el crecimiento y supervivencia de los microorganismos inoculados y b) suprimirán el crecimiento y la actividad de los microorganismos patógenos nativos de las plantas (Higa, 1994; Parr et al., 1994).

En este punto, podría ser útil un ejemplo de la importancia del control de la microflora del suelo y de cómo ciertos cultivos y prácticas de manejo pueden facilitar tal control. Los cultivos vegetales se suelen seleccionar según su capacidad de crecer y producir bajo una amplia gama de temperaturas. Bajo estados templados o fríos en general hay pocos problemas de plagas o enfermedades. Sin embargo, con el inicio de las altas temperaturas, hay un incremento importante en la frecuencia de enfermedades y insectos haciendo bastante difícil obtener cosechas aceptables sin aplicar pesticidas.

Con temperaturas más altas, la población total de la microflora del suelo incrementa igual que ciertos patógenos de planta tales como el fusarium, que es uno de los principales patógenos en el suelo. La frecuente y destructiva actividad de este patógeno puede ser enormemente minimizada con la adopción de métodos de labranza reducidos y con técnicas de sombreado para mantener el suelo frío durante las altas temperaturas. Otro planteamiento es inocular el suelo con microorganismos beneficiosos, hostiles, productores de antibióticos tales como actinomicetos y ciertos hongos (Higa y Wididana, 1991a; 1991b).

Fuente: «Microorganismos beneficiosos y provechosos. Para una agricultura y medio ambiente sostenible». Dr. Teruo Higa [Profesor de Horticultura, Universidad de Ryukyus (Okinawa, Japón)] y Dr. James F. Parr [Microbiólogo del suelo, Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Maryland, USA)]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s