Economía

El desarrollo para la sostenibilidad es un desarrollo económico sustentable que permite mejorar la organización social y la calidad de vida sin superar la translimitación ecológica, esto es, la biocapacidad del planeta. El camino hacia el desarrollo sostenible conlleva cambiar el modelo de producción y de consumo actual por uno basado en el crecimiento limitado o decrecimiento que establezca un tope en el nivel de consumo de recursos; y ese tope lo decreta el límite ecológico del planeta.

Las relaciones económicas comprenden los modos de extracción, producción, intercambio, distribución, y consumo de bienes y servicios. Su inclusión en un escenario de decrecimiento o crecimiento limitado supone canalizarlos como procesos de intercambio de materia y energía con el macrosistema natural, de modo que la sostenibilidad será factible si el modelo productivo y de consumo no incrementa la entropía. Por lo tanto, las medidas de cambio hacia un modelo ecológico de producción y consumo deben orientarse en torno a: la reducción y eficiencia en el uso de los recursos naturales a través del fortalecimiento de la producción local, menos generadora de contaminantes y residuos y con menor gasto energético; reducción y eficiencia en el uso de los recursos energéticos que utilizamos, mediante la promoción de las energías renovables y su integración en la economía; reorganización de un modelo productivo basado en el mercado y la demanda interna, que a corto plazo potencie el empleo verde, los sectores de las energías renovables, la agricultura ecológica local y la producción de bienes y servicios de proximidad, democratizándose así el acceso a los recursos; potenciación de sistemas alimentarios locales que permitirían reducir los residuos que actualmente proceden en gran parte de la producción industrial de alimentos, utilizando mejores semillas y técnicas de cultivo y, ante la actual crisis alimentaria mundial, que harían frente al difícil reto de alimentar a una población creciente en un contexto de recursos limitados.

2013-12-15_17h51_22

En definitiva, se trata de un modelo de desarrollo basado en la lógica de la sostenibilidad, en el que la producción sea más respetuosa con el medio ambiente, es decir que el consumo de materiales y energía sea menor, y en el que el desarrollo social sea más inclusivo, es decir, que los resultados y consecuencias del desarrollo sean más equitativos; desarrollo sostenible necesario para la preservación de los bienes ecológicos, el bienestar humano y la solidaridad entre los/as habitantes del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s